martes, 29 de enero de 2019

A la misma hora veremos el cielo
a la misma, el mar
volveremos a la angustia y su envés todos a una vez
-la mostraremos-

iremos por las sendas pintadas en el asfalto hirviente
frenaremos con el rojo

nos entristeceremos con lo mismo
desearemos la lluvia.

Venimos de correr todo el día, mirar, plasmar

¿dónde estará el rescoldo?
¿cuándo esos segundos de lo que antes llamábamos libertad?

Hagamos un fuego para comer alrededor
que no nos atrapen
dejemos los trajes infatuados en el trebolar, en el rocío
como a una muda transitoria



escribamos unas breves líneas en un barquito de papel que vaya al río








sábado, 5 de enero de 2019

Pequeña
batalla de los días
delicada expectativa tiesa
inmune palpitación de las palabras

sueño que me aman y con eso hago el estrago
mejor sería ser eficiente y servicial
pero porfío y además
no me deja opción

de impulsivas vamos rompiendo lo que tocamos como un Midas al revés

en su movimiento felino imagino lo que no hay, lo que no es
y ella
grita, llora, me maldice dramáticamente

ya no tengo fuerzas ni paciencia pero no me queda otra que seguirla

compro comida
cocino
duermo y escucho tras la puerta.

Es hora de asumir lo irreversible
la pelea continuará tras la tregua
el desahogo

arrojaremos un talismán al aire
y que la suerte nos visite.

Mejor que cuando llegue, o cuando se vaya
estemos un poco en paz.

Mi función es servirle y me hago cargo.